15 noviembre, 2015

Enésima invasión TIC en Extremadura

Estas semanas está llegando a mi centro nueva dotación TIC. Se trata de la parte que nos ha correspondido (aún no sé con qué criterios) de los 40 millones de euros que se acaba de gastar la Junta de Extremadura, la mayor parte procedente de Europa. Esto es lo que nos ha tocado:


A más de una grotesca reunión he tenido que asistir para efectuar el reparto de este material: maldita la falta que nos hacen unas cosas, mientras que otras no sabemos ya ni dónde colocarlas. Es de una grosería rayana en la indecencia que nos salgan las PDI por las orejas, o que nos manden veinte impresoras que no podemos mantener.

Lo que estamos viendo estos días en los institutos de Extremadura me recuerda a lo que vimos hace más de diez años con la primera invasión tecnológica. Sus resultados jamás han sido evaluados. Sus efectos están a la vista.


En aquella ocasión me manifesté en contra de este modelo de integración de las TIC. Recuerdo que entonces vinieron dos amables inspectores (ya felizmente jubilados) a abrirme expediente informativo. Hoy me ratifico en mi opinión. Ya veremos.

¿No sería mucho más eficaz dotar a los centros en función de sus necesidades, unas necesidades fundamentadas en un proyecto educativo de verdad, no papel mojado? Claro que en ese caso estaríamos hablando de autonomía de los centros, y eso sólo vale en el papel... mojado.

1 comentario:

Luis Inclán dijo...

¡Totalmente de acuerdo, Carlos! No tiene ningún sentido repartir "café para todos" y por igual. La autonomía de los centros; una necesidad perentoria, pero muy difícil de conseguir.
Saludos cordiales.